sábado, 18 de agosto de 2012

EL TABLERO DE AJEDREZ

chess Pictures, Images and Photos

Un joven, preso de la amargura acudió a un monasterio en Japón y le expuso a un anciano maestro:

- "Querría alcanzar la iluminación, pero soy incapaz de soportar los años de retiro y meditación. ¿Existe un camino rápido para alguien como yo?"

- "¿Te has concentrado a fondo en algo durante tu vida?", preguntó el maestro.

- "Sólo en el ajedrez, pues mi familia es rica y nunca trabajé de verdad."

El maestro llamó a un monje. Trajeron un tablero de ajedrez y una espada afilada.

- "Ahora vas a jugar una partida muy especial de ajedrez. Si pierdes te cortaré la cabeza con esta espada; y si por el contrario ganas, se la cortaré a tu adversario."

Empezó la partida. El joven sentía las gotas de sudor recorrer su espalda, pues estaba jugando la partida de su vida. El tablero se convirtió en el mundo entero. Se identificó con él y formó parte de él. Empezó perdiendo, pero su adversario cometió un desliz. Aprovechó la ocasión para lanzar un fuerte ataque, que cambió su suerte. Entonces miró de reojo al monje.

Vio su rostro inteligente y sincero, marcado por años de esfuerzo. Evocó su propia vida, ociosa y banal... y de repente se sintió tocado por la piedad. Así que cometió un error voluntario y luego otro... iba a perder.

Viéndolo, el maestro arrojó el tablero al suelo y las piezas se mezclaron.

- "No hay vencedor ni vencido. No caerá ninguna cabeza."

Se volvió hacia el joven y añadió:

- "Dos cosas son necesarias: la concentración y la piedad. Hoy has aprendido las dos."


21 comentarios:

Peregrina dijo...

Amigo:

¿solo concentracion y piedad? ¿eso será suficiente para vivir?.

Yo creo que no

Lo que si es claro, en tu hermoso escrito es que el joven se dio cuenta que era mucho mas de profundo de lo que él creia, y siendo joven y con ganas seguro encontrara esos otros caminos que lamentablemente no se cuales son. Me quede demasiado tiempo en esas dos lecciones y no avance mas.


Besos y sigo mi peregrinaje

Peregrina

Maritza dijo...

Yo entiendo perfectamente el escrito porque habla de un joven preso de la amargura, es decir estaba deprimido...y sé por experiencia propia que la piedad (entendida como el DAR a los demás y sacar la vista de uno mismo)es la mejor herramienta de sanidad, lo que pasa es que hay que experimentarla.
Me recordaste a Facundo Cabral y su frase: "no estás deprimido, estás distraído"..., lo que se une con el concepto del texto: la concentración...Concentración que a veces tenemos en las cosas que nos faltan, y no en las que TENEMOS... para valorarlas y ser felices. O sea, pongamos la mirada en los demás más que en uno mismo, y en las cosas que realmente valen en esta vida. Y seamos agradecidos también por todo lo que tenemos.

Disculpa la extensión del comentario! No pude se rmás explícita...
;)

BESOS, Y ABRAZOS!

Peregrina dijo...

Perdon si mi comentario parecio no apreciar ni comprender el texto.

Es un texto bello y ciertamente muy valioso, solo no concuerdo en "es todo lo que necesitas"

La vida es muy compleja, a veces se concentra mucho en el uno y no se ve al otro(cómo el joven del texto). Otras es mas fácil ocuparse del otro para no ver nuestros problemas, o simplemente para no vernos.

Espero se entienda esta vez, si no lo borras y no hay problema, la idea no es distorcionar el tema, solo tengo incontinencia de expresarme (no se quedarme callada) y digo lo que pasa por mi loca cabeza.

Besos y sigo mi peregrinar

SOLO DE INTERES dijo...

Yo lo veo así, luchar con la sufiente garra, pasión, luchar a muerte, pero no matar a nadie, entender tambien al projomo, me ha encanto Marilyn. Un fuerte abrazo y que tengas un extraordinario domingo!

bixen dijo...

Cuando combaten (compiten) campeones, tablas con negras es vencer. Al contrario que los aficionados, los maestros declaran tablas antes de quedarse alguno sólo con el Rey y contar movimientos o éste "ahogado" (no siempre).

susana dijo...

Qué relato tan aleccionador. Eso es lo que necesita mi hijo: concentración y piedad. Un beso.

Rebeca dijo...

Yo tampoco estoy convencida que la piedad sea todo, aunque entiendo que uno ha de soñar por lo que creer sin dañar e incorporando la compasión a su vida. Igualmente, hay algo que es verdad uno sólo puede aprender y crecer cuando realmente se dedica a aquello que está haciendo, mientras nuestra atención se disipa en cientas de cosas sin hacer realmente lo que estamos haciendo en el momento es muy difícil sacar cualquier aprendizaje.

Elsa Tenca-Mariani dijo...

Sí, es un valioso texto para la reflexión. La inducción del sabio responde a los principios de su filosofía oriental que no podemos generalizar.Pero sí infiero que el hombre puesto ante situaciones límites puede aprender para cambiar 180 grados el punto desde donde mira su vida.
Con afecto:
Elsa

genessis dijo...

La concentración y la piedad......
La concentración y la piedad......
La concentración y la piedad......

a ver si me aprendo algo...

Saludos Marilyn
y buena semana

De cenizas dijo...

La vida es una partida de ajedrez... ¿la jugamos o simplemente somos piezas?


besos

Pedro Luis López Pérez dijo...

Una verdadera Lección ejemplarizante.
Una verdadera maravilla relato.
Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Una gran lección.

Saludos cariñosos.

Fragil dijo...

muy lindo y una gran lección

Amparo Donaire dijo...

Lindo tu cuento y como siempre reflexivo, gracias por recordar valores poco usados.

Un beso, Amparo
http://eltinterodeunaescritoraamparodonaire.blogspot.com.es/2012/08/acordes-tu-lado-capitulo-x.html

Cristina dijo...

Hermosa entrada, un placer visitar tu sitio! Te dejo un fuerte abrazo, buen comienzo de semana.

Vany To dijo...

Concentración y piedad, es tremendamente reflexivo, muy interesante, me has dejado sorprendida.

Besitos Marilyn

Oscar C. dijo...

Bonita reflexión y de base el ajedrez, este juego que me gusta tanto. :)
Concentración para conocerse a uno mismo, reflexión y meditación buscando nuestra vida y paz interior. Piedad para respetar y amar a los demás y también a uno mismo. Muy bonito :)

Un beso!

Marii dijo...

"No hay vencedor ni vencido. No caerá ninguna cabeza."
que buena entrada. reflexiva tambien. un abrazo para ti tambien!

Daniel Eduardo Gómez dijo...

A veces necesitamos algún incentivo aunque seguro preferiríamos algo no tan peligroso

Besos

Rebecca dijo...

hola Marilyn,

Una lección muy opotuna!

un abrazo^^

ludu dijo...

excelente post,con tu permiso,gracias