miércoles, 19 de septiembre de 2012

DIENTE DE LEON

Diente de leon Pictures, Images and Photos



Un hombre que se sentía muy orgulloso del césped de su jardín se encontró un buen día con que en dicho césped crecía una gran cantidad de dientes de león. Y aunque trató por todos los medios de librarse de ellos, no pudo impedir que se convirtieran en una auténtica plaga.

Al fin escribió al Ministerio de Agricultura, refiriendo todos los intentos que había hecho, y concluía la carta preguntando:

- “¿Qué puedo hacer?”

Al poco tiempo llegó la respuesta:

- “Le sugerimos que aprenda a amarlos”

Anthony De Mello

16 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

No sabiendo como resolver el problema viniendo de un político la respuesta que este dio, es una auténtica memez.

Saludos.

susana dijo...

A mí me gusta la respuesta. Ir contra la naturaleza es una batalla perdida, y además no tiene sentido. Un beso.

trimbolera dijo...

A mi también me gusta la respuesta, creo que es el secreto de vivir feliz, adaptarse y aceptar.

MAR dijo...

Pues seguro que el césped quedó, bien bonito.
Bss

Marinel dijo...

Algo así como aquello otro de si no puedes contra el enemigo,únete a él.
Y si encima aprendemos a amarlo...¡qué mundo tan distinto sería éste!
O tal vez no.
Besos.

Pedro Luis López Pérez dijo...

Aprender a Amarlo. a mimarlo... a admirarlo como un milagro de la Naturaleza.
Precioso Post.
Un abrazo.

Blondy dijo...

Si no puedes con tu enemigo, alíate con él.

m.p.moreno dijo...

Lo que se ama se trata de manera muy diferente,

Un abrazo :)

Oscar C. dijo...


Si no podemos apartar algo de nuestra vida, o alguno de nuestro defectos.. lo mejor es aceptarlos, forman parte de nosotros nunca vamos a erradicarlos o cambiarlos a lo bruto, y tampoco es bueno intentarlo :)

Mejor aceptar, ser consciente y aprender a vivir con ello, incluso amarlo.. más aun cuando se trata de personas importantes en nuestra vida.

A mi me encantan los dientes de león :), soplarlos y pedir un deseo ;)

un beso.

bixen dijo...

Aunque nunca acabe con los dientes de león, basta con que ponga periódicamente unas pocas gallinas a "pastar". También reducirá considerablemente los tréboles que tanto odian los "cespedianos".
Otra es utilizar hormonas (¡que las hay!) o variar el Ph de la tierra o extraerlos de raíz cada quincena o escribir al Ministerio de Defensa y pedirle apoyo nuclear.

pluvisca dijo...

jajajja, si no puedes con tu enemigo, únete a él

Muy bueno

Besos

Carolina dijo...

Si no puedes contra el enemigo, únete a él! O al menos acepta que existe e intenta vivir en armonía. Un abrazo amiga, un gusto leerte!

Sara O. Durán dijo...

Es que son para amarse y más sabiendo todos sus beneficioa para nuestro organismo.
Besos.

Marii dijo...

me gusto la respuesta, que se limite a difrutar y a amarlos, ir contra la naturaleza es una batalla perdida. Un abrazo!

Anónimo dijo...

Comparto, si no puedes con el enemigo unete a el.

Patty dijo...

Muy buen consejo :)