miércoles, 12 de septiembre de 2012

COMO EL PAPEL ARRUGADO

Paper Pictures, Images and Photos

Un día un maestro que vio a un niño dando excusas de una explosión de ira, lo llevó a la clase y, entregándole una hoja de papel, le dijo:

- “¡Estrújalo!”

Asombrado obedeció e hizo una bolita....

- “Ahora déjalo como estaba antes”

Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba.... por más que lo intentó, el papel quedó lleno de pliegues y arrugas.

- “El corazón de las personas”, dijo, “es como ese papel… la impresión que en ellos dejas será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues”


G. Heger

21 comentarios:

Carolina dijo...

Hola querida amiga! Me encanta esta pequeña historia que nos hace reflexionar acerca de lo importante que es tener cuidado con aquellas palabras o acciones que pueden hacer mucho daño. Las heridas del corazón, aunque pidamos perdón, jamás se borrarán por completo. Siempre es un gusto leerte, que tengas un bonito jueves!

Pluma Roja dijo...

Como siempre una reflexión del Tao, mucha sabiduría.

Saludos cariñosos.

Marii dijo...

Las heridas del alma son peores que las fisicas, porque las heridas del cuerpo se sanan, pero las del corazon tardan en sanar. breve y lindo relato, un abrazo!

Oriana Lady Strange dijo...

Que verdad, y cuanta sabiduría.
Deberíamos pensar en ello antes de hablar.
Cariños...

MAR dijo...

DE lo mejorcito que he leído
Bss, desde el insonmio

Carmen Silza dijo...

Un corto para reflexionar.Un placer haberte leído.Buen día.

susana dijo...

Eso le digo yo a mi hija mayor, que es buena chica pero tiene un carácter explosivo. Un beso.

Rebeca dijo...

ups, es algo así como lo del perdón, el ser humano perdona pero no olvida, y muchas cosas se rompen después de ciertos comportamientos, a veces pienso que el corazón tiene más memória que el cerebro.

lola dijo...

Hola!! Buenos días Seguiré visitándote escribes muy bien interesante tu historia

Que tengas un feliz día

genessis dijo...

Reflexiones de maestros que nos vienen bien a todos y en todo tiempo.

Un abrazo Marilyn

Oscar C. dijo...

Bonita reflexión y una gran verdad, las mismas arrugas o más quedan al estrujar un corazón.

Como siempre algo lindo, y motivo de reflexión, gracias Marilyn.

Un abrazo.

Patty dijo...

Este pequeño relato nos enseña mucho, lo tomaré en cuenta querida Marilyn preciosa.. besos :**

pluvisca dijo...

Conocia la historia y es cierta, por desgracia...

Ya me va el ordenador

Besos

Pedro Luis López Pérez dijo...

Me encantan estas lecciones ejemplarificantes y llenas de verdad y certeza.
Una Preciosidad visitar tu blog.
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

Siempre me ha gustado esa historia, es muy útil, gracias por recordfarla, hay que tener mucho cuidado con la integridad emocional de los que tratamos.
Besitos y anisitos para tu creatividad.

la MaLquEridA dijo...

Muy bella historia con una gran verdad y la música tan relajada que me dejó.



Saludos.

aris dijo...

Arma de doble filo.. la palabra..

A veces cura una herida ..

Mal usada deja esos pliegues y arrugas que tan certeramente nos presentas ..

Un cálido abrazo .. y Gracias siempre

PEPE LASALA dijo...

Que bonita reflexión Marilyn, es preciosa, una historia que me ha gustado muchísimo. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Rosa María dijo...

Hay ciertas arrugas que permaneces en la comisura constante del dolor y recuerdo.

Un abraciño,
Rosa María Milleiro
http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es/

Daniel Eduardo Gómez dijo...

Hay daños que son irreparable. de eso no hay duda. No intentemos repararlos hagamos lo imposible por no provocarlos

Besos

m.p.moreno dijo...

Para bien o para mal vamos dejando secuelas en el interior de los demás, lo mismo que los otros nos van marcando nosotros. Ojalá lo tengamos en cuenta antes de tomar según qué actitudes.

Una historia para reflexionar.

Un abrazo ;)