sábado, 18 de enero de 2014

DESAFINADO



Dos amigos andan juntos por una calle de una gran ciudad. Los envuelve el ruido multiforme de la ciudad moderna.

Los dos amigos son diferentes y se nota en su andar. Uno es alemán, hijo de la ciudad, criatura del asfalto, ciudadano del marco. El otro es un yogui hindú. Está de visita. Lleva ropas anaranjadas y mirada inocente. Anda con pies descalzos, que se apresuran para seguir a su amigo.

De repente el yogui se para, toma del brazo a su amigo y le dice:

- “Escucha, está cantando un pájaro”.

El amigo alemán le contesta:

- “No digas tonterías. Aquí no hay pájaros. No te detengas”. Y sigue adelante.

Al cabo de un rato el yogui, disimuladamente, deja caer una moneda sobre el pavimento. El amigo se detiene y le dice:

- “Espera. Se ha caído algo”. Sí, claro. Allí estaba la moneda sobre el adoquín.

El yogui sonríe.

- "Tus oídos están afinados al dinero, y eso es lo que oyen. Basta el sonido mínimo de una moneda sobre el asfalto, para que se llenen tus oídos, y se paren los pies. Estás a tono con el dinero, y eso es lo que oyen tus oídos, lo que ven tus ojos ,y lo que desea tu corazón. Oímos lo que queremos.

En cambio estás desafinando ante los sonidos de la naturaleza. Tienes muy buen oído, pero estás sordo. Y no sólo de oído, sino de todo. Estás cerrado a la belleza, a la alegría, a los colores del día, y a los sonidos del aire. Andas desafinado."

El pájaro sí había cantado.

de la red

15 comentarios:

Elsa dijo...

El cruce cultural hace que cada uno tenga su 'tabla de valores'.

No hace falta usar una túnica para ver el mundo en su diversidad y dejar de acentuar el tener en lugar del *ser,como decía Fromm
Siempre me interesan tu reflexiones Marilyn
Un abrazo

Chogüi dijo...

Hermoso relato que nos hace reflexionar sobre como el materialismo del mundo moderno y de la ciudad nos están haciendo perder la sensibilidad hacia las verdaderas cosas bellas que nos regala la naturaleza y que poco a poco se están extinguiendo ante nuestra indiferencia.
Tenemos que reaccionar.

Abrazos.

Volarela dijo...

Una historia muy sabia y muy bien hecha. Precisa y clara para enseñar la importancia de los verdaderos valores.
La mayoría de las personas viven en un mundo artificial y falso que han creado olvidando que su alma sigue unida al alma de la Tierra.

Un abrazo

Tramos Romero dijo...



Depende de nuestro aprendizaje y no olvidemos del aporte que nosotros le demos, los sentidos están más despiertos según nuestras prioridades.

Hermoso como lo describeste.

Te sigo, es un gusto.

Besos muchos ♥♥

Tramos Romero dijo...

Depende de nuestro aprendizaje y no olvidemos del aporte que nosotros le demos, los sentidos están más despiertos según nuestras prioridades.

Hermoso como lo describeste.

Te sigo, es un gusto.

Besos muchos ♥♥

Mª Jesús Muñoz dijo...

Muy bueno, amiga...Oimos y sentimos lo que nuestra mente capta, porque la hemos entrenado a ello...Es importante llevar la naturaleza en el alma y sentirla, intuirla y aprender poco a poco de ella, porque nos eleva el espíritu...
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tus buenos y sabios posts.
M.Jesús

Amparo Donaire Erena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amparo Donaire Erena dijo...

En verdad no hay mayor ciego que el que nada quiere ver, ni mayor pobre que aquel que del mundo se quiere esconder!!

Espero que el tiempo me de tregua y poder entrar más seguido, ya echaba de menos tu espacio.

Besos Marilyn

Soñadora dijo...

Muy interesante, hay que revisar como estamos afinados!

Un abrazo!

bixen dijo...

Alemania tiene el mayor bosque de Europa (Selva Negra) y además protegido. También el Partido Verde más fuerte del mundo.
Comprendo muy bien lo que cuentas, y tienes razón, pero démosle un voto de confianza al alemán, porque quizás su dinero haga que mañana sigan cantando los pájaros. Si no, ¿qué hace el yogui a su lado tirando monedas?

genessis dijo...

Somos lo que el mundo hace de nosotros, pero es porque primero le hemos acogido en nuestra casa...y se hace dueño...

Abrazos cara Marilyn.

Patty dijo...

En el afine radica lo lindo y toda la belleza de lo que querramos escuchar :* besitos

Betty Mtz Compeán dijo...

Me ha encantado esta entrada, que belleza, que sabiduría en ella.
De ese algo para lo cual estamos afinados depende el ser humano que somos.
Abrazos.

Salva dijo...

Aunque nuestra capacidad auditiva y visual sea aceptable o buena, estamos sordos y ciegos.
Un saludo.

Rafa Hernández dijo...

El materialismo está destruyendo el mundo; los hay que piensan en el bienestar y la comodidad de uno solo, y al resto que les den.

Besos.