sábado, 30 de noviembre de 2013

TEMPERAMENTO




Un estudiante se quejaba en cierta ocasión ante el Maestro.

- "Maestro, tengo muy mal temperamento. ¿Cómo podría controlarlo?"

- "Tienes algo muy raro", replicó. "Déjame verlo.

- "No puedo enseñarlo en este momento", dijo el otro.

- "¿Cuándo podrás hacerlo?", preguntó el Maestro.

- "Surge de improviso", contestó el estudiante.

- "Entonces", concluyó el maestro, "no debe ser tu propia naturaleza. Si lo fuera, podrías enseñármelo cuando quieras. No lo llevabas contigo cuando naciste, y tus padres no te lo dieron. Piensa en ello".

11 comentarios:

Ame dijo...

Algo adquirido,
Analizo...

Besos linda

Sara O. Durán dijo...

Más fácil despojarse de ello así.
Besos.

Londonnek Derry dijo...

Lo que sí que es cierto es que cada día se sabe más que los genes nos determinan en mucha medida.
Buen fin de semana Marilin.

LAO Paunero dijo...

Muy sabio este Maestro.....

GAVIOTA dijo...

Si se adquiere se puede desechar.
Eso es un hecho!

Me encantó tu entrada!
Ya lo aplico en mi vida.

Gracias

releante dijo...

Pues menuda lección del maestro, da que pensar y da gusto pensar, que hay cosas que no son innatas en las personas. Mu bueno. Un abrazo

MAR dijo...

Genial¡
Bss

Teresa Palmer dijo...

Buena reflexión y es que hay que aprender a hace introspección

Besos

María Pilar dijo...

Muy buena reflexión. Me ha encantado.

Patty dijo...

Control!!!!!!!!! muy buena enseñanza Marilyn besos :*

Rafa Hernández dijo...

Sabio el maestro, y una reflexión para analizar.

Un abrazo.