sábado, 6 de julio de 2013

¿DONDE ESTOY YO?



Érase una vez un hombre sumamente estúpido, un loco, o quizás un sabio, que, cuando se levantaba por las mañanas, tardaba tanto tiempo en encontrar su ropa que, por las noches, casi no se atrevía a acostarse, sólo de pensar en lo que le aguardaba cuando despertara.

Una noche tomó papel y lápiz y, a medida que se desnudaba, iba anotando el nombre de cada prenda y el lugar exacto en que la dejaba.

A la mañana siguiente sacó el papel y leyó: "Calzoncillos..." y allí estaban. Se los puso. "Camisa..." allí estaba. Se la puso también. "Sombrero..." allí estaba. Y se lo encasquetó en la cabeza.

Estaba verdaderamente encantado, hasta que le asaltó un horrible pensamiento:

- "¿Y yo?¿Dónde estoy yo?"

Había olvidado anotarlo. De modo que se puso a buscar y a buscar, pero en vano. No pudo encontrarse a sí mismo.

9 comentarios:

Ame dijo...

Difícil encontrarse a sí mismo, se requiere tiempo y análisis profundo, pero cuando se logra, la satisfacción es plena.

Un beso preciosa, como siempre profundas tus reflexiones.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Encontrarse a uno mismo no admite de Teorias ni organigramas.
Muy buen Post.
Abrazos y besos.

Noelplebeyo dijo...

facil....dentro de la ropa

susana dijo...

Qué bueno. Se le olvidó lo más importante. Un beso.

Sara O. Durán dijo...

Es lo último que encontramos. Muy bien plasmado.
Un beso.

Nefer Munguia dijo...

Esto es muy cierto, a veces estamos metidos en otras cosas del exterior que nos olvidamos de nosotros mismos, me gustó tu texto, saludos!

Te sigo!!

joaki007 dijo...

Impresionante ..

Un buen relato, se olvidó de lo principal.El.
jajaja
Fantastico.

Un gran abrazo.

Carlos de la Parra dijo...

Éste amigo tiene dos problemas.
Alz y heimer.

bixen dijo...

Encontró el papel lo primero porque lo anotó en su mente. Escribir una lista de etapas para alcanzar una meta, es de valientes; no confundamos.