sábado, 7 de abril de 2012

¿SABEN DE QUE LES VOY A HABLAR?


Esta historia comienza cuando Nasrudín llega a un pequeño pueblo en algún lugar lejano de Medio Oriente.

Era la primera vez que estaba en ese pueblo y una multitud se había reunido en un auditorio para escucharlo. Nasrudín, que en verdad no sabía qué decir, porque él sabía que nada sabía, se propuso improvisar algo y así intentar salir del atolladero en el que se encontraba.

Entró muy seguro y se paró frente a la gente. Abrió las manos y dijo:

- "Supongo que si ustedes están aquí, ya sabrán que es lo que yo tengo para decirles."

La gente dijo:

- "No... ¿qué es lo que tienes para decirnos?. No lo sabemos ¡Háblanos! ¡Queremos escucharte!"

Nasrudín contestó:

- "Si ustedes vinieron hasta aquí sin saber qué es lo que yo vengo a decirles, entonces no están preparados para escucharlo."

Dicho esto, se levantó y se fue.

La gente se quedó sorprendida. Todos habían venido esa mañana para escucharlo y el hombre se iba simplemente diciéndoles eso. Habría sido un fracaso total, si no fuera porque uno de los presentes (nunca falta uno), mientras Nasrudín se alejaba, dijo en voz alta:

-¡Qué inteligente!

Y como siempre sucede, cuando uno no entiende nada y otro dice : "¡qué inteligente!", para no sentirse un idiota, uno repite: "¡sí, claro, qué inteligente!". Y entonces, todos empezaron a repetir:

- "Qué inteligente."

- "Qué inteligente."

Hasta que uno añadió:

- "Sí, qué inteligente, pero... qué breve."

Y otro agregó:

- "Tiene la brevedad y la síntesis de los sabios. Porque tiene razón. ¿Cómo nosotros vamos a venir acá sin siquiera saber qué venimos a escuchar? Qué estúpidos que hemos sido. Hemos perdido una oportunidad maravillosa. Qué iluminación, qué sabiduría. Vamos a pedirle a este hombre que de una segunda conferencia."

Entonces fueron a ver a Nasrudín. La gente había quedado tan asombrada con lo que había pasado en la primera reunión, que algunos habían empezado a decir que el conocimiento de él era demasiado para reunirlo en una sola conferencia.

Nasrudín dijo:

- "No, es justo al revés, están equivocados. Mi conocimiento apenas alcanza para una conferencia. Jamás podría dar dos."

La gente dijo:

- "¡Qué humilde!"

Y cuanto más Nasrudín insistía en que no tenía nada para decir, con mayor razón la gente insistía en que querían escucharlo una vez más. Finalmente, después de mucho empeño, Nasrudín accedió a dar una segunda conferencia.

Al día siguiente, el supuesto iluminado regresó al lugar de reunión, donde había más gente aún, pues todos sabían del éxito de la conferencia anterior. Nasrudín se paró frente al público e insistió con su técnica:

- "Supongo que ustedes ya sabrán qué he venido a decirles."

La gente estaba avisada para cuidarse de no ofender al maestro con la infantil respuesta de la anterior conferencia; así que todos dijeron:

- "Sí, claro, por supuesto lo sabemos. Por eso hemos venido."

Nasrudín bajó la cabeza y entonces añadió:

- "Bueno, si todos ya saben qué es lo que vengo a decirles, yo no veo la necesidad de repetir."

Se levantó y se volvió a ir.

La gente se quedó estupefacta; porque, aunque ahora habían dicho otra cosa, el resultado había sido exactamente el mismo. Hasta que alguien, otro alguien, gritó:

- "¡Brillante!"

Y cuando todos oyeron que alguien había dicho: "¡brillante!", el resto comenzó a decir:

- "¡Sí, claro, este es el complemento de la sabiduría de la conferencia de ayer!"

- "Qué maravilloso"

- "Qué espectacular"

- "Qué sensacional, qué bárbaro"

Hasta que alguien dijo:

- "Sí, pero... mucha brevedad."

- "Es cierto", se quejó otro

- "Capacidad de síntesis", justificó un tercero.

Y en seguida se oyó:

- "Queremos más, queremos escucharlo más. ¡Queremos que este hombre nos de más de su sabiduría!"

Entonces, una delegación de los notables fue a ver a Nasrudín para pedirle que diera una tercera y definitiva conferencia. Nasrudín dijo que no, que de ninguna manera; que él no tenia conocimientos para dar tres conferencias y que, además, ya tenía que regresar a su ciudad de origen.

La gente le imploró, le suplicó, le pidió una y otra vez; por sus ancestros, por su progenie, por todos los santos, por lo que fuera. Aquella persistencia lo persuadió y, finalmente, Nasrudín aceptó temblando dar la tercera y definitiva conferencia.

Por tercera vez se paró frente al publico, que ya eran multitudes, y les dijo:

- "Supongo que ustedes ya sabrán de qué les voy a hablar."

Esta vez, la gente se había puesto de acuerdo: sólo el intendente del poblado contestaría. El hombre de primera fila dijo:

- "Algunos sí y otros no."

En ese momento, un largo silencio estremeció al auditorio. Todos, incluso los jóvenes, siguieron a Nasrudín con la mirada.

Entonces el maestro respondió:

- "En ese caso, los que saben... cuéntenles a los que no saben."

Se levantó y se fue.

Cuento Sufi

20 comentarios:

bixen dijo...

¡Por eso sigue siendo una leyenda!

Rodericus dijo...

Una autentica paradoja, en un bucle interminable. Je, Je.

Saludos

Amanecer Nocturno dijo...

Un tío duro sin duda, es imposible oírle hablar.

Un beso.

Gloria dijo...

Ya conocía esta leyenda o cuento de la tradición árabe. El tal Nasrudin era un fenómeno.

¡Qué gusto escuchar las aguas del arroyo de tu blog!

Un abrazo.

Marinel dijo...

Me encanta la filosofía sufí,ese adentrarse con sencillez en los intrincados vericuetos de la mente.
Corderos, rebaño, carentes al fin de personalidad?
¿Qué somos y hasta donde somos capaces de hacernos guiar por el resto?
Muy bueno.
Besos.

Noelplebeyo dijo...

siempre hay respuesta para todas las cosas??

Magda dijo...

Buena filosofía, siempre hay una respuesta para todo.
Un abrazo.
Pd. Me gusta el ruido del agua y los pájaros, muy relajante.

Daniel Eduardo Gómez dijo...

Esta es una de las enseñanzas de Nasrudín que mas me gusto. Cuanta simplicidad que tiene la gente al escucha hablar a alguien con acotadas palabras o en códigos incomprensibles ensegida se lo adjudica a una inteligencia superior.

Te felicito por el cambio de look del blog. Esos verdes y el sonido del agua son un relax total.

Estas invitada a
"Palabras de amor"
http://nidaeldore.blogspot.com

Un abraxo
Tamally maak

bixen dijo...

Daniel Eduardo, para ti y gente como tú, se utiliza la parábola, pues de otro modo no se entendería. Me extendería explicándotelo, pero sería en vano, pues si has llegado hasta aquí, tu mente tan sólo piensa en rebatirme:
¿Acaso necesitas leer más de una vez las cosas?

susana dijo...

Me temo que haya mucha gente que escribe sobre humo y se lleva la fama que corresponde a otros. Un beso.

lur dijo...

Impresionante, eso sí el tipo sabía salir de todas.
Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo relato el que nos has dejado. Siempre un placer pasar por tu casa.

Saludos y feliz domingo.

pluvisca dijo...

marilyn, me ha gustado mucho y por desgracia los humanos somos asi...eso me hac epensar que al que habla poco se le respeta más...¿por miedo?

Besos

Gilberto Cervantes dijo...

Sabio el hombre!! Sufismo y su filosofia.

Un placer venir a tu blog Marilyn. Te invito a mi blog cuando gustes.

Besos

arcoiris dijo...

un blog muy bonito ,e interesante,me gustan tus historias .
saludos

Mabel Domínguez dijo...

¡Que linda leyenda! pero por favor no te levantes y dejes de escribir.ja ja
Gracias por visitarme. Un abrazo

Patty dijo...

Jajajajaj con lo cual me quedo ah? muchas veces no diciendo nada aún así la gente cree entenderlo todo ufffff....... besitos Marilyn muakkkk

Elsa Tenca-Mariani dijo...

BIENVENIDO TU APORTE SOBRE LA POSICIÓN SUFI.

Particularmente creo que dentro de la pluralidad de la condición humana el que pregunta es porque conoce la respuesta.
Por eso la Filosofía establece preguntas para llegar al conocimiento.
Recibe mi afecto:Elsa.

Mindy dijo...

Me ha encantado, es una autentica paradoja! ^^

Sara O. Durán dijo...

Didáctica muy práctica... El que menos habla dice más.
Un abrazo grande.