martes, 26 de abril de 2011

LLAMADOS A LA COMPASION

compassion Pictures, Images and Photos


El principio de compasión permanece en el corazón de todos las tradiciones religiosas, éticas y espirituales pidiendonos tratar a los demás como nos gustaria ser tratados. Sin embargo a pesar de su trascendencia el término compasión es normalmente reservado para lo santurron o cursi, se ha distorsionado y ha perdido vigencia.

Al respecto el Dalai Lama dice" La civilización occidental da demasiada importancia a llenar la mente de "conocimientos" pero a nadie parece importarle el llenar al corazón de "compasión".

Jesús nos revela que el Reino de Dios comienza cuando alimentamos a los hambrientos, vestimos a los desnudos, y damos de beber al sediento. Comienza cuando ponemos nuestra vida al servicio de los demás para que tengan vida en abundancia.

Es bueno recordar que estas acciones caritativas mediantes las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales son 14. Se dividen en 7 Espirituales y 7 Corporales.

Obras de Misericordia Espirituales:
1. Enseñar al que no sabe.

2. Dar buen consejo al que lo necesita.

3. Corregir al que se equivoca.

4. Perdonar al que nos ofende.
¡Que difícil!, tanto que Jesús nos dice que debemos perdonar 70 veces 7, es decir, SIEMPRE. Además en el Padre Nuestro, nos pone la condición de PERDONAR NUESTROS OFENSAS, COMO NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN. Así que, a perdonar, perdonar, perdonar....

5. Consolar al triste.

6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo.
¡Que fácil es ver la paja en el ojo del prójimo y no vemos la viga en el nuestro!.

7. Rogar a Dios por los vivos y los difuntos.

Obras de Misericordia Corporales:

1. Visitar a los enfermos.
Nuestros hospitales estan llenos de enfermos olvidados por sus familiares, o bien, personas que por la lejanía con el centro hospitalario, no reciben visita alguna. Es bueno dar dinero para los necesitados, pero que bueno es darnos nosotros mismos. Compartamos de nuestro tiempo con ellos y llevémosles una palabra de aliento.

2. Dar de comer al hambriento.
Jesús nos ordena compartir con el necesitado cunado nos dice, "El que tenga dos capas déle una al que no tiene, y el que tenga alimento, comparta con el que no"(San Lucas, 3-11). Al compartir nuestro alimento, no solo les llenamos el estómago a nuestros hermanos necesitados, sino que les mostramos el amor de Dios que no los deja desfallecer.

3. Dar de beber al sediento.
Con cuantas ganas nos bebemos un vaso de agua fresca luego de recorrer un largo trecho para calmar nuestra sed. ¿Cuántas veces pensamos en nuestros hermanos que no tienen un lugar donde beberlo?. Pensemos en aquellos que se enferman porque deben calmar su sed con agua contaminada, aquellos que mueren de sed porque otros la desperdician, incluso Jesús, en su trance de muerte, sintió sed y lo exclamó con tanta vehemencia, que un soldado romano le acercó una esponja con hiel y vinagre para que la calmara. ¿Sómos nosotros peores que ese soldado romano como para negar agua al sediento?.

4. Dar posada al peregrino.
Existen muchos inmigrantes que esperan nuestra ayuda para poder vivir dignamente junto a su familia, ayuda que debe hacerse presente en toda forma y a todo momento.
5. Vestir al desnudo.
A menudo nos encontramos con hermanos que estan vestidos con harapos o bien se encuentran desnudos, viéndose disminuída su dignidad de hijos de Dios. Ayudémosles a recobrarla brindándoles una vestidura limpia y respetable, que les permita reencontrar al Señor en la bondad de los demás.

6. Visitar a los encarcelados.

7. Enterrar a los muertos.
Sepultarlos no significa olvidarlos, por el contrario, esta obra de misericordia coporal nos lleva a la obra de misericordia espiritual que nos invita a rezar por los vivos y los muertos.

"El ser humano es parte de un todo que nosotros llamamos el universo, una parte limitada tanto en espacio como en tiempo. Experimenta el mismo, sus pensamientos, sus sentimientos como algo separado de los demás, una especie de engaño óptico de su consciencia. Este engaño actúa como una especie de prisión para nosotros, que nos restringe de nuestros deseos personales y del cariño por algunas personas cercanas a nosotros. Nuestra tarea tiene que ser liberarnos de esta prisión ampliando nuestro círculo de compasión para abrazar a todas las criaturas sensibles y a toda la naturaleza en su belleza” Albert Einstein

2 comentarios:

Susana Inés Nicolini dijo...

Como para no detenerse en éste post estupendo. Conmueve realmente. ¡Bien hecho!
Te agradezco que me visitaras en uno de mis blogs y comentaras. Es un halago.
Un abrazo desde Buenos Aires

Marilyn Recio dijo...

Gracias Susana, Es bueno recordar que solo medinte la compasión podremos arreglar el convulsionado mundo en que vivimos. Un abrazo!