miércoles, 2 de mayo de 2012

LA CARRETA VACIA

carreta Pictures, Images and Photos

Alejandra caminaba con su padre cuando éste, de repente, se detuvo en una curva del camino. Después de un breve silencio le preguntó:

- “Además del cantar de los pájaros, ¿qué oyes Alejandra?”

La niña paró, aguzando sus oídos. Después de unos segundos respondió:

- “Papá, estoy oyendo el ruido de una carreta que se acerca.”

- “Muy bien - respondió su padre -. Tienes razón, se está acercando una carreta vacía.”

Alejandra, asombrada, preguntó a su padre:

- “¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la has visto?”

Entonces el padre respondió:

- “Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por el ruido que hace. Cuanto más vacía está la carreta, mayor ruido hace.”

Alejandra se convirtió en adulta y, siempre que veía una persona interrumpiendo una conversación y hablando demasiado de sí misma, de forma inoportuna o violenta, o presumiendo de lo que poseía, tenía la impresión de oír la voz de su padre diciendo:

- "Cuanto más vacía está la carreta, mayor es el ruido que hace."

Internet

27 comentarios:

Lady Blue dijo...

Muy interesante reflexión Marilyn. Es mejor abrir la boca cuando lo que se va a decir no sea una tontería.

Pensar antes de hablar.

Tu boca hablará de lo que hay en tu corazón


Te dejo un abrazo afectuoso!

Amanecer Nocturno dijo...

Ya lo dijo Stephen Hawking: "Silent people have the loudest minds".

Un saludo.

susana dijo...

Qué buena reflexión. Un beso.

Jerónimo (J.Galán) dijo...

Da gusto leer algo tan útil con este sonido tan bello de fondo,la música más hermosa de todas,esa que compone la naturaleza...

Un placer Marylin.

andré de ártabro dijo...

Hermosa y aleccionadora reflexión coincidente con el refrán :mucho ruido y pocas nueces".
siempre es un placer pasar por tu casa.
Besos.

Saudades8 dijo...

Muy buena reflexión y puedo decir que de siempre he sido un buen "escuchador", nunca me ha gustado hablar de mi, si acaso para sacar unas sonrisas.

Un beso,

kilometros vividos dijo...

Precioso como siempre,Marilyn .
Un fuerte beso bonica

lur dijo...

Que gran verdad!! Por cierto genial el sonido de fondo te traslada a la montaña.
Un beso.

Kayla dijo...

Como siempre, tus palabras están cargadas de razón.
Gracias por ponerle un punto reflexivo a este mundillo bloguero.

Un abrazo grande y lleno ( o dos).

Rodericus dijo...

Otra preciosa y acertada reflexión.
Gracias.

Un beso.

pluvisca dijo...

No conocia esta reflexión y me parece acertadísima.

Y es que el que hace mucho ruido está escondiendo su poca autoestima...

besos

Patty dijo...

Y esta es la pura realidad que nos agobia hoy en día, si te contara la zartita de gente que tengo a mi lado que solo gasta su tiempo en en hablar cosas sin sentido y VACIAS!!!.... tan vacías como la carreta ;) besitos Marilyn :*

Marinel dijo...

Estas historias me dan el gusto de no sentirme tan mal por un momento,ya que tiendo a ser algo introvertida dentro de mi extraversión.
Me encanta charlar,reír y disfrutar con la gente,pero no ser el centro de atención,eso jamás,me da una vergüenza terrible.
Besos.

Elsa Tenca-Mariani dijo...

Marinel: puedo establecer una analogía,de acuerdo con la forma de comunicación de la época que nos toca vivir, a veces vacía de contenidos certeros.

Un abrazo:Elsa.

romo dijo...

Buena reflexión!!
Algunas personas deberían aprender a escuchar, también.
Besos

Rafa Hernández dijo...

Bueno como ya han comentado muy buena reflexión. Hay gente que raja más que la navaja de un melonero, sin venir a cuento ni escuchar a nadie. Con el ruido del agua y el pajarito me está dando sueño, je je.

Saludos.

Noelplebeyo dijo...

jejje...vaya lio de carretas

De cenizas dijo...

Muy bueno. ¡Se oyen tantas carretas vacías!


besos

Pluma Roja dijo...

Siempre traes reflexiones interesantes. esta es muy buena.

Saludos cordiales.

METAMORFOSIS dijo...

Me gusta el cuento y la analogía...hay mucho cerebro vacío que nos rodea y lo suplen con sus voces y sus tonterías...a quien se creen que engañan??
Mil besos.

Arwen dijo...

Bellisima reflexión y muy cierta, gracias amiga por compartirnos estas sabias lecciones de vida son como caricias para el alma, besos con mi ternura.

José Vte. dijo...

Genial Marilyn, me ha encantado esta reflexión. Y cuanta verdad lleva.
Por aquí solemos decir aquello de "Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces".

Un abrazo

Gloria dijo...

Cada vez hay más personas con carretas vacias. Por estos lares hay un refrán que puede servir también, aquel que dice:"Dime de lo que presumes y te dire de lo que careces". Menos mal que también hay carretas que viajan cargaditas, esas son las mejores y auténticas. Saluditosss!

Sara O. Durán dijo...

La gente que habla y habla y hablña y no para de hablar, es porque no tiene nada que decir.
Que buen pensaje nos has traído hoy.
Besos.

bixen dijo...

Cuanto más se agita el agua, menos oxígeno contiene.
La espuma blanca de olas y cascadas es fiel testigo, aunque a todos nos gusta pensar lo contrario.

Manuel dijo...

Te felicito Marilyn, acabas de dar una "lección" magistral.
Un beso.

Manuel dijo...

Perdona, el comentario anterior es para "Fijar metas altas", me he equivocado de sitio, pero de todas formas esta reflexión bien se merece el mismo calificativo.
Un abrazo.